TUNEZ

Contrastes de Túnez

Un vistazo por lo más representativo del país

Gran Ruta por el desierto

Ruta de aventura con ocasión de dormir en una tienda en el desierto

Un destino con opciones múltiples para disfrutar de una estancia inolvidable, por la riqueza de su patrimonio milenario y prestigioso y la peculiaridad de su pasado. U n lugar de ensueño con maravillosas playas, donde los hoteles construidos en armonía con el medio ambiente, ofrecen todo tipo de actividades náuticas, y están preparados para recibir familias, ya que disponen de espacios donde el niño es protagonista. Numerosos centros de Talasoterapia hacen que sea uno de los países mejor dotados en esta especialidad.El buceo y submarinismo, son actividades en pleno desarrollo, para descubrir la riqueza de sus fondos marinos. Z onas deportivas en todos los hoteles para la practica del tenis, gimnasia etc., y varios campos de Golf en activo, para satisfacer los gustos de los golfistas más exigentes
Tunez en el sur, es también desierto con infinitas dunas de arena, unos oasis de cientos de miles de palmeras, y un murmullo de agua que surge de mil y un manantiales. Un impresionante decorado de montañas ocre amarillo, equipado con una infraestructura hotelera de alta calidad, para acoger a los visitantes ávidos de exotismo.

Lugares que no te debes perder

Túnez

Emplazamiento más antiguo que Cartago, Túnez rápidamente fue eclipsado por el desarrollo rápido de la gran ciudad púnica. Después de la conquista árabe, se convirtió en la segunda ciudad del país, después de Kairuán. La gran mezquita de la Zaytouna (la mezquita del olivo) se fundó en el 732.Se convirtió en la capital en 1160 y comenzó a desempeñar un gran papel intelectual y religioso. El historiador y filósofo Ibn Jaldún nació allí en 1332. Túnez prosiguió su desarrollo urbano armonioso hasta la conquista francesa en 1881. Una nueva ciudad, al estilo europeo, se estableció entonces al este de la medina, en dirección al mar, al otro lado de la puerta Bab Bhar (puerta del mar).

Hammamet

Hammamet es el mar bordeado de azul y las inmensas playas de arena blanca; es el cielo azul, el sol, las palmeras y las olorosas huertas de naranjos, bergamotos y naranjos amargos. Son las flores de jazmín y de azahar. Es un bonito enclave turístico, con sus hoteles de lujo, sus discotecas, sus bares y sus restaurantes.Acaba de emerger un nuevo centro turístico, junto al antiguo: Hammamet Meridional, o mejor aun, Yasmine Hammamet, la joya del turismo tunecino. Si bien Hammamet no posee monumentos grandiosos, su medina tiene mucho carácter. El visitante no será insensible al encanto de sus callejuelas y al ambiente íntimo que se respira en ellas, así como tampoco a la mirada amistosa y a la sonrisa benévola de sus habitantes. Las murallas de la medina tienen tres aperturas. La “kasbah” es del siglo XV. Está construida sobre un fuerte del siglo XII. Es una excelente atalaya desde la que se puede contemplar toda la ciudad. Se ha instalado allí una cafetería encantadora. En la zona hotelera, se encuentran las ruinas de la antigua ciudad de Pupput, donde pueden admirarse los restos de bonitas casas con termas privadas, mosaicos…

Djerba

Isla cuyo pasado se pierde en la noche de los tiempos y cuyo destacable litoral da a la costa un aire lánguido, Djerba ofrece un marco como balneario para las variadas actividades en las que practicar a su aire deportes, relajarse o descubrir. Al sureste de Túnez, Djerba maravilla al visitante por su suavidad y su decorado paradisíaco.La isla que encantó el legendario Ulises fue cartaginesa antes de ser romana. Invadida a continuación por los vándalos y los bizantinos, fue conquistada por los árabes en el año 667. En el siglo XI, fue devastada por las tribus hilalianas, venidas de Oriente. En la actualidad, Djerba cuenta con alrededor de 80.000 habitantes y posee unas playas muy bellas que suponen una décima parte del litoral tunecino…Está frente a la ciudad balnearia de Zarzis, establecida sobre la ciudad romana de Gergis. Perfectamente equipadas con hoteles, clubes e instalaciones de ocio, Djerba y Zarzis le seducirán por su tierra ocre llena de palmeras, así como por sus “menzels”, pequeñas viviendas blancas con forma de cúpula. Y eso sin contar los múltiples descubrimientos y actividades balnearias que le esperan.

Sidi Bou Said

Es una admirable atalaya desde donde puede contemplarse, sin llegar a cansarse, una de las bahías más bonitas del mundo. Sidi Bou Saïd es sobre todo un lugar particular, una determinada indiferencia que encantó, hechizó y subyugó a escritores, pintores y músicos del mundo entero.Un ritmo exterior lento, señal de una vida interior más intensa. Antes de visitar Sidi Bou Saïd, un gran centro de la espiritualidad, es necesario dejarse impregnar por el clima de fervor que se respira aquí. Sidi Bou Saïd es sobre todo un promontorio en cuya extremidad Cartago instaló un puerto.

©Idea viatges GC-004025 por E.E.M. | Aviso legal